lunes, 17 de febrero de 2014

Diálogos Fisioterápicos I: Fisioterapia y Toros

Inauguramos nuestra sección de Diálogos Fisioterápicos, en donde traeremos amigos que pasan por nuestra consulta y que tienen algo que contar, ya sea por profesión, aficiones, o lo que sea.




Hoy os traigo a Juan Cañaveral, banderillero, habitual paciente mío. Sólo puedo deciros que ponerse delante de un animal de 600 kg y que te pueda matar es para valientes. Como se suele decir en este mundillo, "están hechos de otra pasta".


Gran profesional, y mejor persona. Un placer Juan.



                                                                 En Las Ventas, Madrid
 
1.Bueno Juan Antonio, preséntate para que nuestros lectores te conozcan un poco.
 
Buenos días, soy Juan Cañaveral, natural de Huelva, tengo 34 años y soy banderillero.
 
2. Te dedicas al mundo del toro, en concreto eres banderillero no? desde cuándo?
 
Sí, soy banderillero profesional, Llevo 7 años en la profesión
 
3. Y ¿cómo comenzastes? cuéntanos un poco.
 
Mi vocación fue tardía, empecé un pelín tarde para lo que se acostumbra. La afición me viene desde pequeño, pero hasta que no me ví totalmente preparado para enfrentarme a un toro y ponerme delante de él no lo hice profesionalmente, ya que no es sólo ponerse delante, en esta profesión te juegas la vida, y requiere estar y tener una preparación física y mental muy alta, y hasta que uno no está totalmente seguro de que lo que hace lo hace bien , mejor no hacerlo.
 
4. Profesión difícil no?
 
Dura, muy dura
 
5. Desde fuera se ve que los que os dedicáis a esto debéis estar en muy buena forma física, ¿es cierto?
 
Sí, claro, no podemos olvidar que te juegas la vida. Hay que estar muy preparado físicamente para cualquier revés, en una milésima de segundo estás tranquilo o en la enfermería, por lo que es vital estar bien.
 
6. Cuéntanos un poco cómo es un día normal de tu vida.
 
Me levanto a las 8.00 y salgo a correr 1 hora aproximadamente todos los días; después me voy a la plaza de toros, cojo un ratito el capote y entreno, pasamos después a lo que llamamos el carro, para entrenar el gesto de poner banderillas. A casa a comer y descansar, y por las tardes me voy a andar 2 horas.
 
7. Tanto esfuerzo y dedicación requiere de unos cuidados al cuerpo y a su integridad muy intensos no?
 
Sí, claro, tenemos presentes la dieta, el ejercicio físico, etc, sobretodo en plena temporada.
 
8. Sabemos que estas aquí porque eres paciente mío, ¿qué parte del cuerpo sufre más de un torero o banderillero? lo digo también por la peculiar forma de andar q tenéis por ejemplo.
 
Sí, yo aquí estoy cada dos por tres por mis rodillas, el impacto que sufren con tanto entrenamiento es grande, y padecen mucho en mi caso. También hay que decir que el capote pesa, y que las posturas que cogemos para torear no son muy normales precisamente, las lumbares o la espalda completa sufren mucho, y nuestra forma de hacerlo, cuanto más lento mejor, ya sea en el entreno, en toreo de salón o en la plaza con el toro delante nos repercute bastante en nuestro cuerpo. Espalda, brazos, hombros….sufren mucho.
 
9. ¿Has tenido algún percance grave en tu profesion, ya sea cogida o lesión?
 
Este año he tenido tres cogidas fuertecitas, que tú me has tratado en lumbares y cervicales, pero gracias a Dios cogidas fuertes, cornadas graves no he tenido, sólo las normales de mi profesión.
 
10. ¿En todas ellas has necesitado cuidados fisioterápicos verdad?
 
Sí, en las tres he tenido que venir a verte, pero no sólo en percances, sino que vengo a menudo para puesta a punto o descargar un poco la musculatura.
 
11. ¿qué opinas de la fisioterapia?
 
Sólo he asistido a tí como profesional, y mi opinión es excelente; tanto en hombros, espalda como en rodillas la recuperación ha sido sensacional, muy rápida; entendiendo como tú entiendes mi profesión, que no podemos estar parados mucho tiempo,  no sólo me has recuperado el dolor sino que hemos entrenado el gesto de toreo, y eso es un valor añadido. La fisioterapia para mí es parte del entrenamiento.
 
12. Hay compañeros tuyos que incluso tienen a un fisioterapeuta dentro de su equipo de viaje, o la Plaza de Toros de Huelva que tiene dentro del equipo médico la figura de un fisioterapeuta a disposición de los toreros y de su cuadrilla para los días de corrida. ¿ves necesario que se incorpore el fisioterapeuta y se acerque al mundo del toro como profesional cualificado o lo ves algo más eventual?
 
Totalmente, nuestra preparación física no dista mucho de la de cualquier deportista de élite, por eso la fisioterapia y el mundo del toro deben estar "ligaos", deben ir unidos de la mano. Es primordial.
 
Gracias Juan, un placer, y ten cuidado delante del toro por favor, no te arrimes mucho ;))

                                               en mi consulta, en el 2013

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Hablemos de Fisioterapia: Competencias.

Seguimos hablando de fisioterapia en este blog, en este caso no de fisioterapia asistencial, sino de algo tan importante como son las competencias en nuestra profesión.

Vaya por delante que son MIS IDEAS, que, dentro de las que existen, hablo de las que a mí me parecen más importantes.


Al principio  de mis años como profesional, cuando llegué al mercado laboral, se presuponían determinadas competencias que casi en nada tienen que ver con las que hoy en día tenemos. Además, lo reconozco, en el año 1999 no me leí las competencias de la fisioterapia. Es más, no sabían ni que existían (inocente de mí). Poco a poco, a medida que he avanzado en la profesión y pasan los años, uno se va haciendo más responsable, y me he ido informando sobre determinadas acciones que dentro de mi profesión no sabía si eran de mi competencia o no. Así, hasta que nació la famosa Orden CIN/2135/2088 de 3 de Julio.
Nuestra profesión está regulada por la Orden CIN/2135/2008, de 3 de Julio, en donde se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habilitan el ejercicio de la Fisioterapia. En la misma, se desarrollan las diferentes competencias que nuestra profesión asume como propias.
La Fisioterapia en los últimos años ha alcanzado una posición extraordinaria en nuestra sociedad, gracias en parte  a la consecución de los estudios de Grado (con lo que ello conlleva en cuanto a investigación, doctorados, etc), así como a los diferentes campos de trabajo en donde estamos presentes. Es por ello que en los tiempos que corren, sea necesario desarrollar y/o afianzar nuestras competencias que tanto nos ha costado tener.

Aquí no plasmo lo que yo creo que son las competencias del fisioterapeuta, que son muchas, sino simplemente son ideas para reforzar o potenciar las que nuestro equipo (o más particularmente yo) cree más importantes para el momento actual de nuestra profesión en España. Son pinceladas, siempre abiertas a la crítica constructiva, a las ideas que aporten debate, en definitiva, a las ideas que aporten beneficios para la profesión.

Nos planteamos dos grandes grupos o puntos de referencias: la profesión en sí, y el profesional, es decir, cuáles son las competencias propias de la Fisioterapia y cuáles son las propias del desempeño del trabajo como fisioterapeuta.

Dentro del primer grupo, una de las principales trabas a la hora de desarrollar libremente nuestras competencias ya adquiridas, podemos decir que es la falta de desarrollo normativo, por lo que es necesario pedir con intensidad a las autoridades sanitarias el desarrollo urgente de un marco de referencia legislativo que recoja con claridad nuestras atribuciones y competencias adquiridas con total autonomía y con extensión a los Servicios Públicos de Salud y a la actividad privada. Este punto es clave y fundamental para el crecimiento profesional. Por lo que lucharemos no sólo por “pedir”, sino por “participar” activamente en él, aportando ideas, recursos, para dicho marco, ya que consideramos que este punto es clave para nuestro crecimiento profesional.

Al leer detenidamente  la Orden CIN, vemos que al final todo se resume en varios puntos importantes, básicamente y en líneas muy generales, en diferentes campos de actuación del fisioterapeuta, a saber:
Pero para ejercer bien nuestras funciones en estos diferentes campos, necesitamos tener herramientas muy importantes para la correcta ejecución de nuestro trabajo, que son competencias propias del fisioterapeuta como profesional.
-       Es competencia del fisioterapeutavalorar el estado funcional del paciente, considerando los aspectos físicos, psicológicos y sociales”,  es decir, realizar la Valoración Funcional del Paciente.
-       Es competencia del fisioterapeuta el Diagnóstico en Fisioterapia, punto que consideramos importantísimo afianzar y potenciar, ya que sería puerta de entrada directa a pacientes con alteración de la función y del movimiento, pudiéndose considerar la fisioterapia como Consulta de 1ª intención, abriendo un abanico muy grande de posibilidades dentro de la Atención Primaria (se abordará en otra entrada este aspecto).  Para ello, debemos elaborar una propuesta para el desarrollo e implementación del Diagnóstico en Fisioterapia, procurando disponer de los medios necesarios para identificar los problemas que son susceptibles de ser abordados por la fisioterapia, evitando en la medida de lo posible entrar en conflicto con otras profesiones. Debemos definir por tanto, los medios diagnósticos que nos son necesarios y que, en general, contribuyan al seguimiento de la evolución de los procesos en tratamientos.
-       Es competencia del fisioterapeutadiseñar un plan de intervención de fisioterapia”, así como “ejecutar, dirigir y coordinar dicho plan”, y realizar un informe de alta de cuidados de fisioterapia.
-       Es competencia del fisioterapeuta formar parte de un equipo interdisciplinar, por lo que debemos potenciar la entrada en ellos para un correcto desarrollo de nuestra profesión. Manifestaremos por ello, nuestra disconformidad por la forma de desarrollar y gestionar en la asistencia hospitalaria y primaria las “Unidades de Gestión”, al no contar con nuestra participación, considerando en exclusividad un único Servicio de especialidad médica.

Pero, aún hay más, Recientemente ha salido a la luz, y publicado en  el BOE Núm. 177 Sec. I. Pág. 54498 de 25 de Julio de 2013 la Ley 10/2013 que actualiza la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, en su artículo 77 dice así: “Los fisioterapeutas también podrán indicar, usar y autorizar, de forma autónoma la dispensación de medicamentos no sujetos a prescripción médica y de productos sanitarios relacionados con el ejercicio de su profesión, mediante orden de dispensación “.

            Por lo que debemos asumir como nuestra desde ya esa competencia, obligándonos por ello a desarrollar varias propuestas:
1.    Contribuir a regular el Decreto sobre dispensación de medicamentos y productos sanitarios.
2.    Mantener unos criterios claros para el desarrollo del decreto que regulará nuestra capacidad de dispensación de productos farmacológicos y sanitarios.
3.    Desarrollar el catálogo de productos ortoprotésicos de uso corriente y especializado.
4.    Contribuir con ideas a un plan de formación que nos lleve al conocimiento del uso de estas capacidades competenciales.




Todos estos puntos se pueden unificar en uno: AUTONOMÍA DEL FISIOTERAPEUTA COMO PROFESIONAL, por lo que deberemos potenciar esta figura, con competencias propias de la profesión y del profesional, ya que académicamente, científicamente y competencialmente estamos preparados para ello.
Por lo tanto, es obligatorio trabajar para afianzar las competencias descritas en su totalidad, y potenciar las referentes a nuestra autonomía como profesionales de la salud.
Por todo ello, tenemos un gran trabajo por delante; debemos estar y/o formar parte de  varios frentes, siendo parte activa del desarrollo de nuestras competencias, ya que estas marcarán el futuro de nuestra profesión.
Espero vuestras aportaciones, ideas o preguntas. Serán bien recibidas.
           
 

 

martes, 10 de septiembre de 2013

LLEGÓ EL MOMENTO DE LUCHAR POR LA FISIOTERAPIA


Escribo esta pequeña entrada en el blog porque quiero haceros partícipes de un pequeño paso que quiero dar dentro de mi profesión.

 

Para los que no me conozcáis, me llamo Lorenzo Rodríguez, soy Diplomado en Fisioterapia desde el año 1999 y Grado en Fisioterapia desde el 2012. Tengo actualmente 39 años, casado desde hace 9 años y con una hija de 5 años (mi gran pasión, la que hace que me levante e intente superarme día a día).

 



Desde hace algunos años, colaboro puntualmente con el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía en determinadas actividades, ya sea como ponente en diferentes jornadas o como fisioterapeuta en determinados eventos deportivos. Mi relación con el Colegio desde que soy fisioterapeuta ha sido muy lejana al principio y muy cercana en estos últimos años. La relación ha ido creciendo a medida que el Colegio ha ido creciendo; me he acercado a él, y él se ha acercado a mí como profesional.

  


En las IV Jornadas de Fisioterapia.
Taller de Higiene Postural. Córdoba 2007


Los que me conocéis bien, sabéis que “vivo” Fisioterapia por los cuatro costados, sabéis que la Fisioterapia “corre” por mis venas, que “amo” mi profesión, y que siempre estoy luchando por dignificar mi profesión, por darle el valor que creo que merece; así lo manifiesto tanto a nivel personal como en mi blog, twitter o facebook.


Hace algún tiempo recibí la llamada del Presidente del Colegio, Miguel Villafaina, comentándome que próximamente se van a celebrar elecciones dentro del  Colegio, y que quiere contar conmigo dentro de su equipo. No tuve que pensármelo mucho la verdad.


La Fisioterapia está viviendo uno de los momentos más importantes desde que nació como profesión;  estamos en un punto de inflexión de nuestra carrera, alcanzando niveles de evidencia científica nunca alcanzados antes, elevando notablemente la “marca Fisioterapia” dentro de la sociedad, así como con el resto de profesiones sanitarias.

 

A nivel personal, me siento muy maduro dentro de mi profesión, con mi clínica consolidada después de 11 años abierta,  con ideas nuevas rondando en mi cabeza.

 

Por todo esto, y después de hablarlo con mi mujer, realmente me apetece arrimar el hombro un poquito más para trabajar por mi profesión, para intentar engrandecer un poquito más la Fisioterapia, me apetece trabajar y ser partícipe de este gran vuelco que va a dar la Fisioterapia en los próximos años.

 

Por ello, quería que lo supiéseis, sólo por eso, porque creo que como pacientes míos lo debéis saber, os lo debo.

 

Gracias

 

Lorenzo Rodríguez

 

lunes, 1 de julio de 2013

INTRUSISMO PROFESIONAL


 
Siempre he tenido una definición del concepto “intrusismo” diferente al resto de fisioterapeutas; según la Real Academia Española (RAE), en su diccionario de la lengua española, se define “intrusismo” como  el ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito”.  Esta es la definición oficial para este término. Todos estamos de acuerdo con esta definición. Si buscamos el término “intruso”, la RAE nos dice en su primera acepción “que se ha introducido sin derecho”.  Y aquí es donde doy yo una visión más amplia. A esta parte la llamo yo  “Intrusismo Profesional”.

En España nos podemos encontrar un fisioterapeuta en diferentes sitios y con diferentes funciones, desde la función asistencial (ya sea pública o privada), docencia, investigación, etc.  

En mi caso, hace 11 años escogí pasar a la función privada, y empezar con muchas ganas un proyecto empresarial, lleno de ilusiones, sueños, y fuerza. Este sueño, hoy en dia, tengo el orgullo de decir que está consolidado.

Una de los problemas que tenemos todos los fisioterapeutas es la lucha contra el intrusismo en nuestra profesión. Tras 14 años en la profesión, y 11 como empresario, esta lucha la he ampliado, y lo malo de esto, es que esta ampliación es contra mis propios compañeros fisioterapeutas (algunos, no todos claro).

Está claro que el concepto de masajistas, quiromasajistas, quiroprácticos, osteópatas, etc, están fuera del marco de la Ley, por lo que el paciente debe tener muy claro quiénes son estos pseudoprofesionales, y cuánto daño puede hacerle a su Salud. Compete tanto a los Colegios Profesionales como a nosotros mismos, los fisioterapeutas, educar a la población sobre estos personajes.

Pero….¿y el intrusismo de mis compañeros? Sí, has leído bien. Si volvemos a la definición de intruso de la RAE que se ha introducido sin derecho”, considero intruso también a compañeros fisioterapeutas que ejercen su profesión, la mía, sin ningún tipo de regulación profesional, sin ningún tipo de actividad económica legal, dada de alta en el correspondiente epígrafe de Actividades Sanitarias, en definitiva, sin ·”papeles”. Es decir, ejercen su profesión, mi profesión,  sin pagar ningún impuesto derivado del ejercicio profesional, se lucran “sin derecho”, “se han introducido en el ámbito privado sin derecho”, como bien dice la definición.

El artículo 33 del Código Deontológico del ICPFA dice así: “El fisioterapeuta tiene la obligación de promover la calidad de la Fisioterapia y de evitar el intrusismo así como la competencia desleal, por tanto, ha de comunicar al Colegio los hechos y las sugerencias adecuadas para este propósito, aportando pruebas de las situaciones que permitan el ejercicio de la Fisioterapia por parte de las personas que no sean fisioterapeutas o no estén debidamente habilitadas y reconocidas”.

Para mí, como empresario, intruso es aquel que no tiene titulación oficial de fisioterapeuta reconocida en España, y aquel que tiene un “chiringuito” montado en su casa, sin papeles de ningún tipo, sin licencia expedida por Sanidad para ejercer como establecimiento sanitario, sin licencia expedida por el Ayuntamiento de su ciudad para ejercer actividad económica alguna, y que ejerce nuestra profesión fuera de la ley. ¿competencia desleal o intrusismo?

Queridos pacientes, esta entrada es parte de nuestra labor como Educación en Salud. Tened muy presentes que si alguno de estos pseudoprofesionales realizan alguna negligencia y como consecuencia de ello tenéis alguna secuela, podéis encontraros con el problema que no tengan Seguro de Responsabilidad Civil, por lo que no estáis amparados dentro de la Ley.

En tiempos de crisis como el actual, en donde pueden surgir pseudoprofesionales o compañeros fisioterapeutas que no están dentro de la Ley,   los pacientes tienen que tener muy claro varias preguntas:

ü  ¿en manos de quién pongo mi salud?

ü  ¿es un profesional cualificado?

ü  ¿es un profesional amparado por la ley?

 

Siempre que vayáis a una consulta de un fisioterapeuta, o lo que creéis que es un fisioterapeuta, masajista, osteópata, quiropráctico, o cardiólogo, dermatólogo, o cualquier profesional sanitario, por favor, tened presentes varias cosas:

ü  Observar con detenimiento el título, que DEBE estar puesto en un lugar visible, de fácil reconocimiento. En nuestro caso, título de Fisioterapeuta.

ü  Este título, en España, debe estar expedido por el Ministerio de Educación y Ciencia, y es el único válido para el ejercicio de la profesión en nuestro país. NO valen los títulos expedidos por centros extranjeros no homologados en España, ni por centros privados de formación. SÓLO UNIVERSIDAD OFICIAL!!!!

ü  Si no véis el título, o no lo reconocéis, solicitar al profesional el  NÚMERO DE COLEGIACIÓN, es obligatorio facilitarlo, y para el ejercicio de la fisioterapia en ámbito privado es necesario y obligatorio.

ü  Observar con detenimiento las licencias de apertura y de sanidad que deben estar expuestas en un lugar de fácil reconocimiento, visible. Si no las véis, solicitadlas, y si no os lo dan, puede que estemos con un profesional cualificado, pero que NO está dentro de la Ley, por no tener estos requisitos imprescindibles para la práctica privada.

ü  Si tenéis alguna duda o miedo, no sigáis en consulta, llamad al Colegio Profesional en cuestión, y preguntad por ese profesional, si está cualificado o no, colegiado o no. Es nuestra garantía.

Espero que como pacientes os haya quedado claro, que tengáis cuidado de en qué manos ponéis vuestra salud.
Como dice una compañera mía, “su salud en buenas manos”, a lo que yo amplío…y legales!!!!”
No dejes de ver:
 



 
 

lunes, 3 de junio de 2013

¿NOS CONOCEMOS MUTUAMENTE?


 

Siguiendo en línea con mi Pensamiento Fisioterápico, he unido dos ideas que tenía en mi cabeza como posibles entradas, pero que los últimos acontecimientos hacen la obligatoriedad de unificarlos en una sola: ¿NOS CONOCEMOS MUTUAMENTE?


Por un lado, tengo varios comentarios de algunos compañeros (no los pongo con nombre y apellidos para no herir susceptibilidades) sobre el trabajo “incompetente”  de una gran mayoría de traumatólogos en relación a inmovilizaciones de articulaciones, como por ejemplo esguinces de tobillo. Comentarios que a veces yo también subscribo.

Por otro lado, un conocido traumatólogo de Huelva me llama para tratar a su hijo de 14 años con fracturas múltiples de húmero; me llama la atención que en el informe que me adjunta vengan 4 fotos sobre la operación, así como una larga explicación sobre la técnica utilizada y sobre el material de  osteosíntesis utilizado en la reducción de la misma. Me habla de su preocupación sobre la movilidad del brazo de su hijo, y me “asegura” que está bien fijado, que “eso no se suelta de ahí”.
(fotos reales de mi paciente)

Desde el punto de vista de la Fisioterapia, nos vienen gran cantidad de pacientes a nuestras consultas con inmovilización (escayola vamos) en patologías que no es de obligado uso, o que su inmovilización con algún material o férula u órtesis podría facilitar nuestro trabajo, tanto en precocidad de tratamiento como en acortamiento de plazos, dos aspectos importantísimos para evitar más problemas a esa articulación o para reducción de costes por problemas derivados de la misma, es decir, patologías susceptibles de tratamiento fisioterápico que no nos llegan o nos llegan tarde por decisión de, en este caso, un traumatólogo o un rehabilitador o un cardiólogo, reumatólogo o cualquiera.

Por eso siempre me pregunto lo mismo: ¿conocen mi trabajo? ¿conocen de verdad las diferentes técnicas de tratamiento que tenemos los fisioterapeutas? ¿conocen las ventajas y virtudes que puede ofrecer un buen tratamiento de fisioterapia? Si la respuesta es NO, seguimos preguntándonos ¿de quién es problema? ¿podrían hacer más los Colegios Profesionales o las facultades para atajar ese problema? ¿qué hacemos los fisioterapeutas para que nos conozcan?
 Creo que podríamos hablar largo y tendido sobre estas cuestiones y sobre otras de igual o más importancia.

Siempre estamos hablando y “exigiendo” que los diferentes médicos especialistas (para no ceñirnos sólo en traumatólogos) conozcan nuestro quehacer diario, pero….¿es necesario que conozcamos nosotros el suyo? ¿el por qué de las cosas? ¿es necesario saber la técnica utilizada en la operación para mi posterior trabajo? Ejemplos varios, ¿es necesario saber si la técnica de Ligamento cruzado es HTH? ¿qué repercute esta técnica en mi trabajo? ¿y con las episiotomías, cesáreas, etc? ¿podemos “aconsejar” un mejor abordaje al médico, cirujano, etc para nuestra posterior fisioterapia? ¿empieza “la fisioterapia” en el acto médico? Aquí un tweet de Vicente Lloret (@villovi_fisio) recogiendo un comentario de un médico en en pasado congreso de SETRADE; más claro no se puede decir:

Idealmente sería estupendo disponer de SESIONES CLÍNICAS dentro del Servicio al que pertenezcamos; sé que esto es cierto en algunos hospitales que conozco, pero ¿es así en todos? ¿se escucha a todos los participantes desde “la misma altura”? necesitamos de estas reuniones, sesiones clínicas interdisciplinares para que podamos dar nuestro punto de vista, argumentados como siempre con evidencia científica; esperemos que con el Grado se anime a los futuros compañeros a investigar.

Para terminar, enlazodos tweet del último Congreso de SETRADE, en donde hubo compañeros participando activamente como ponentes (lujazo por cierto), recogido otra vez por Vicente Lloret  (@villovi_fisio), y dicho por Pepe Guillart  (@fisiotri):


O este otro:



………….“del mismo modo que no lo tiene tratar por separado”…………

 

¿algo más que decir a esta frase? PUES EMPEZEMOS !!!!!!!!!!!!
ver también :
 

lunes, 27 de mayo de 2013

¿HABLAMOS EL MISMO IDIOMA?


 

Esta entrada sigue la línea del título del blog, Pensamiento Fisioterápico, con una particularidad, y es que hoy “pienso” desde el punto de vista del paciente /padeciente.

Últimamente han venido a mi consulta pacientes derivados por distintos profesionales de diferentes centros sanitarios, ya sean hospitales, mutuas, consultas, etc., y al leer el informe que traen siempre me hago la misma pregunta: ¿HABLAMOS EL MISMO IDIOMA?

Os pongo un ejemplo de mi última paciente. Mujer de 42 años que acude a consulta por, digámoslo así, dolor cervical. En la exploración clínica realizada se observa dolor en zona cervical y limitación de la movilidad activa y pasiva en movimientos de flexión, lateroflexión derecha y rotación izquierda. Hasta aquí todo muy común ¿no? Lo normal que suele venir por nuestras consultas. Me comenta que ha ido a mutua de trabajo, a médico de AP y por motivos laborales a dos clínicas de dos compañeros, una en Madrid y otra en Huelva; 4 sitios en 15 días. Y aquí viene lo que no me gusta: 4 sitios, 4 diagnósticos diferentes. Y si sumamos el mío, 5. ¿Demasiados no? Y no digamos sobre el tratamiento. Diferentes todos.

Voy a obviar el diagnóstico médico, ya que no nos compete, aunque por curiosidad diré que uno le diagnosticó de “cervicalgia” (mutua)  y otro de “tortícolis” (médico de AP). No merece la pena entrar en detalles, que podríamos.

En cuanto a las diferentes visitas a compañeros fisioterapeutas, tenemos:
Diagnóstico 1: subluxación vertebral.
Diagnóstico 2: cervicodorsalgia.
Diagnóstico 3: Disfunción de la movilidad cervical.

Hace tiempo leí una  entrada de Raúl Ferrer en su blog, sobre definición de acto fisioterápico, del cual saco un extracto:

“Se considera Acto fisioterápico toda actividad clínica individual del diplomado/grado en Fisioterapia, realizada en el ejercicio de su profesión, dentro del proceso de atención fisioterápico incluyendo: la obtención de datos exploratorios, elaboración del diagnóstico fisioterápico, elaboración de registros, historia clínica, informes evolutivos y alta del tratamiento fisioterápico, y realización de las terapias manuales e instrumentales, cuyos objetivos son la prevención, promoción, recuperación y educación de la salud, ejercida sobre ciudadanos, grupos y comunidades, con libertad de decisión y autonomía profesional basándose en las consecuencias de las alteraciones del estado de salud en el movimiento con el propósito de prevenir y reeducar las alteraciones, restaurando el movimiento en un entorno biopsicosocial y en todas las áreas clínicas y los ámbitos laborales que son competencia de su profesión”.

En la Guía de Actos Fisioterápicos que publicó el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía se dice también: “Por diagnóstico fisioterápico entendemos al proceso de análisis de las deficiencias y discapacidades observadas y/o estudiadas. Es un proceso de evaluación del pronóstico funcional, cuyas deducciones permiten: establecer un programa de tratamiento en función de las necesidades observadas y escoger el modelo terapéutico apropiado a realizar”.

Siempre que trato a mis pacientes, es decir, siempre que realizo un “acto fisioterápico”, intento ponerme en el lugar del paciente, en su cabeza…..en su mirada…. ¿no se supone que hablamos el mismo idioma? ¿Alguien piensa en el/la paciente?

Si los 3 somos Diplomados /Graduados en Fisioterapia, y atendiéndonos a la definición de Acto Fisioterápico…..¿Por qué 3 diagnósticos distintos? ¿No deberíamos tener uno sólo? Para mí, para la forma que yo tengo de entender mi Fisioterapia, el diagnóstico debería ser uno, ya que todos, los 3, somos fisioterapeutas, y se supone que  con la misma formación; en cuanto al tratamiento, y atendiendo a la definición del Colegio de Andalucía, en su última parte, (“….y escoger el modelo terapéutico apropiado a realizar”), entiendo que las diferentes escuelas, diferentes métodos, diferentes corrientes, pongan un arsenal terapéutico en nuestras manos, por lo que los tratamientos de esta paciente puedan ser diferentes según qué formación tengamos. Y digo que “entiendo”, aunque no lo comparto,

 Por la personalidad de esta paciente en concreto, nos encontramos con una paciente confusa, agobiada, con niveles de activación simpática elevados, es decir, estrés, ansiedad. Lleva 15 días de baja, y en realidad sigue igual, y lo que es peor aún, no sabe qué le pasa. Y esto sin ser un problema grave de enfermedad. ¿Alguien le ha preguntado a la paciente cómo se siente? ¿Alguien le ha explicado qué le pasa? La tranquilizo, le explico lo que yo veo, y le digo que piense sólo en lo que le impide encontrarse bien, es decir, en su dolor y en su movilidad, independientemente del nombre que le demos.

Una vez que le expliqué todo esto, y simplemente con esto, la mirada de la paciente cambió, sus ojos parecían de otra forma……no sé cómo explicarlo, pero creo que lo que más tenía desconcertada a esa paciente no era no saber qué tenía, no era no darle un nombre concreto, sino  que le habían dado 4!!!!!!!.

Hemos realizado numerosos debates sobre el tratamiento fisioterápico, sobre las diferentes corrientes, que si osteopatía, que si terapia manual, etc. Todo el énfasis en el tratamiento. Y ¿por qué no empezar por el principio? Con esto, creo que debemos hacer un esfuerzo, unificar criterios entre todos también en el diagnóstico, (¿¿¿CIF???) con el objetivo final de no volver locos a los pacientes, intentar que la información les llegue clara, concisa y en su lenguaje.  Me pregunto cuál es el papel en este tema de universidades, y sobre todo pienso que el Consejo General De Fisioterapeutas o los Colegios Profesionales deben hacer fuerza a las universidades para crear un lenguaje común. Es un esfuerzo que creo que merece la pena, y necesario para que otras profesiones sanitarias cercanas a nosotros nos empiecen a respetar de verdad.
 Estoy seguro que con esta paciente, a partir de ahí, su cerebro empezó a funcionar adecuadamente, y comenzó su proceso terapéutico.

NOTA: una vez escrita esta entrada (hace mucho tiempo), salieron a la luz diferentes entradas de compañeros relacionadas con este tema, pero enfocados en el tratamiento. Por ello, ruego encarecidamente su lectura.
fisioterapia y osteopatía 2ª fase por +Vicente Lloret Vicedo

fisioterapia y osteopatía, encuentros en la 2ª fase por @osteobcn

los diferentes métodos de fisioterapia ¿somos tan diferentes? por +Pepe Guillart